Reconfiguración del Orden Mundial II: El Mundo Bipolar

Reconfiguración del Orden Mundial 1
Artículos Destacado Historia Novedades Sociedad

Las Guerras Mundiales y el Fin de la Hegemonía Europea

Luego de prácticamente 400 años de dominio del Mundo por parte de Europa Occidental, este comenzaba a llegar a su fin. No obstante, ello no implicaba el final de la Civilización Occidental como poder hegemónico, aunque nuevos competidores comenzaron a surgir. Habíamos visto que en 1905 el Imperio Japonés derrota militarmente al Imperio Ruso, lo que resultó en que por primera vez en siglos, un ejército asiático derrotaba a un ejército europeo. En otras latitudes, los Estados Unidos se consolidaron como la primera economía economía mundial a partir de 1890, aunque se trata de un país occidental, por primera vez en siglos, el eje de poder comenzaba a correrse de Europa.

Las primeras potencias europeas en comenzar a menguar su dominio, precisamente fueron las primeras en consolidarse. España pierde a principios del Siglo XIX sus dominios en América, y hacia fines del mismo, es expulsada de Cuba, Puerto Rico, y Filipinas; Portugal había sido expulsado de Brasil, pero conservó sus dominios africanos, aunque como una potencia de segundo orden; finalmente el Imperio Ruso hacia fines del Siglo XIX si bien todavía ganaba territorios, a nivel social, económico, y tecnológico, se encontraba en un estado de atraso.

La Primera Guerra Mundial, no era sino un producto de la contradicción geopolítica de los Imperios Centrales de carácter emintemente territorial frente a Francia y Gran Bretaña, imperios coloniales de carácter eminentemente marítimos. De hecho, la estrategia territorialista del Imperio Alemán, logra de forma muy efectiva burlar el control de estrechos y pasos marítimos; garantizándose asi el suministro de materias primas mediante la línea ferroviaria Berlín-Bagdad-Basora (1). Al término de la Primera Guerra Mundial, Francia y Gran Bretaña, junto a los Estados Unidos que se incorporan en 1917; habían resultado vencedores de la contienda; lo que implicó la prolongación en el tiempo de sus imperios coloniales, pero que ya comenzaban a observar procesos de auge del Nacionalismo y el Independentismo en sus dominios coloniales.

La Segunda Guerra Mundial es el resultado directo de la Primera Guerra Mundial. Alemania comienza a depender muy seriamente del control marítimo británico y francés para su suministro de materias primas, y para su comercio exterior; por otra parte, la pérdidas territoriales, pusieron en evidencia la falta de sostenibilidad agrícola para su propio suminisro de materias primas básicas. Similar problema tenía el Imperio Japonés. A partir de aquí, resulta históricamente comprensible el impulso alemán de expansión hacia el Este con la finalidad de hacerse de las ricas tierras agrícolas del Mundo Eslavo, y con el objetivo de hacerse de los ricos yacimientos petrolíferos del Cáucaso y Medio Oriente. Similar expansión tendrá el Japón en dirección hacia China y el Sudeste Asiático con la finalidad de hacerse con el control de minerales estratégicos, y los pozos petrolíferos de Borneo. Ambas potencias fracasaron en su expansión, sus proyectos para los pueblos ocupados eran insostenibles, y la abundancia de los crímenes por todos conocidos por parte del Nazismo Alemán y el Imperio Japonés; precisamente lograron el incremento de las fuerzas partisanas.

Terminada la Segunda Guerra Mundial, dos potencias resultarán claramente vencedoras, nos referimos aquí a la Unión Soviética y los Estados Unidos de América. Ya los centros de poder mundial se localizaban fuera de Europa Occidental; mientras que Gran Bretaña y Francia, si bien dentro de los aliados que vencieron en la contienda, seguían actuando como imperios coloniales, estos se encontraban en retirada. Si uno observa el mapa general de la Guerra Fría en Europa, puede observarse que a grandes rasgos, el reparto de zonas de influencia coincidía con los avances militares de cada potencia aliada involucrada en el conflicto. En torno a tales realidades geopolíticas, nuevos procesos se observarán: Conferencia de Yalta, Organización de las Naciones Unidas, Plan Marshall, Descolonización, la emergencia de los Países del Tercer Mundo, y la Guerra Fría. Eventos que marcarán a definitivamente la segunda mitad del Siglo XX (2).

Conferencia de Yalta y Organización de las Naciones Unidas

La Conferencia de Yalta fue una reunión de Jefes de Estado y Diplomáticos del más alto rango, coordinada por Stalin, Churchill, y Roosevelt entre los días 4 y 11 de febrero de 1945; durante el final de la Segunda Guerra Mundial, cuando ya era evidente que el Eje Roma-Berlín-Tokio sería finalmente derrotado. La Segunda Guerra Mundial había dejado conflictos a futuro y puntos muertos geopolíticos que los mandatarios de las tres grandes potencias percibían como un inmenso problema. A grandes rasgos, los puntos generales del acuerdo son dos. En primer lugar, se establece la Declaración de Europa Liberada en donde se comprometían los vencedores a detener el Estado de Guerra, y permitir elecciones libres en los países que comenzaban a desocuparse de los nazis; y en segundo lugar, se planificaba la Conferencia de San Francisco para el mes de abril del mismo año, dando origen así a las Naciones Unidas y llegando a planificarse el Consejo de Seguridad de la misma. Con respecto a las potencias del Eje y zonas de conflicto involucradas, se acuerda el futuro reparto de Alemania y Japón, como así también la coordinación de Gobiernos de Unidad Nacional en Yugoslavia y Polonia; planteo muy similar al hecho para China con respecto al Kuomintang y el Partido Comunista. Como todos sabemos, Alemania será finalmente dividida, y Japón perderá luego las Islas Sajalín y Kuriles frente a la Unión Soviética; también, en 1949 triunfará el Partido Comunista en China. Yugoslavia quedará con un Régimen Comunista que progresivamente irá independizándose de la Unión Soviética, y Polonia finalmente no tendrá elecciones demasiado libres, quedando así bajo la influencia de la Unión Soviética (3). Para estas épocas, el viejo unilateralismo en materia de Relaciones Internacionales, comienza a quedar obsoleto; de esta forma; comienza a verse un paulatino ascenso del multilareralismo.

Ya para el 25 de abril del mismo año, comienzan a organizarse las Naciones Unidas mediante la Conferencia de San Francisco; en la cual participaron todos los países que para esa fecha ya habían declarado la guerra a Alemania y el Imperio Japonés. En el encuentro asistieron 46 naciones, con la excepción de Polonia que debido a la formación de nuevo gobierno no había podido asistir, y fueron invitadas Dinamarca que acababa de desocuparse, Argentina, y las Repúblicas Soviéticas de Ucrania y Bielorrusia, que contaban con propia representación. En esta conferencia, luego de reuniones, sesiones, y debates diplomáticos, se lograron acordar cuatro secciones básicas de la naciente ONU, a saber, organización y funcionamiento, funciones de la Asamblea General, Consejo de Seguridad, y la formación de una Corte de Justicia Internacional integrada por juristas expertos de las distintas naciones que forman parte del organismo. Además se trataron temas tales como la delimitación de funciones del secretario general, consejos económicos y sociales, y la actuación de organismos regionales bajo subordinación de la ONU. La participación de China, es algo notable precisamente porque fué invitada y firmó tratados de importancia, a pesar de la Guerra Civil entre el Kuomintang y el Partido Comunista, es decir, participación previa a la solución del conflicto interno que se había pactado en Yalta.

La primera gran polémica de la ONU resultó concerniente al Consejo de Seguridad, el cual había sido propuesto por los 5 vencedores de la Segunda Guerra Mundial, a saber, China, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, y la Unión Soviética. Bastante lógica la sospecha, debido que ante conflictos, estas potencias podrían actuar de forma totalmente arbitraria (4).

Sin embargo, más allá de las idas y vueltas, la Organización de las Naciones Unidas no logró solucionar los conflictos presentados. Varios puntos muertos geopolíticos comenzaban a aparecer. India, China, Corea, Vietnam, la Descolonización de Asia y África, la emergencia de los Países del Tercer Mundo, son ejemplos de los conflictos que ya comenzaban a darse, y para los cuales la ONU no tenía ninguna respuesta. Por otra parte, cabe destacar que en estos mismos años comienzan a darse lugar los eventos que caracterizarán a la Guerra Fría. Esta guerra que de fría tuvo demasiado poco si nos referimos a África, Asia, y Latinoamérica, además de la contradicción ideológica entre Comunismo y Capitalismo, era el resultado de la contradicción geopolítica entre potencias marítimas, y potencias territoriales. No es casualidad que la Unión Soviética y su área de influencia coincidían con el Heartland Euroasiático, mientras que el Atlantismo coincidía con la Isla Mundial Atlántica.

Guerra Fría.
Caricatura de la Guerra Fría. Obsérvese como desde la Isla Mundial Atlántica el Tío Sam asedia sin demasiado éxito al oso ruso atrincherado en el Hertland Euroasiático, mientras que a su vez, el último contraataca desde su fortificación

A modo de conclusión,, puede decirse desde el ámbito de las Relaciones Internacionales, que si bien la Primera Guerra Mundial había comenzado a poner en la palestra los conceptos de multilateralidad en materia de Diplomacia Mundial mediante la Sociedad de Naciones; este proceso nunca llegó a enraizar en el ambito de la Política Internacional. Sin embargo, luego de la Segunda Guerra Mundial, se comenzará a observar una creciente importancia de los organismos multilaterales. Esto conlleva a un cambio de paradigma, ya que comienza a sostenerse desde el Derecho Internacional que el mundo no puede ser indiscriminadamente repartido entre las principales potencias, originándose así el concepto del Derecho de Autodeterminación. Más allá de este avance, cabe decir que no siempre se ha repestado tal derecho, y que lógicamente, los países más fuertes todavía pueden darse el lujo de actuar de forma unilateral; sin embargo, los deseos de grandes potencias, también encuentran obstáculos. Estos obstáculos todavía constan de la Asamblea General de las Naciones Unidas, como así también, el Consejo de Seguridad en el cual los 5 miembros tienen poder de veto, siendo este un poder bastante utilizado.

La Posguerra en Eurasia

Como anteriormente se había visto, ya a fines de la Segunda Guerra Mundial, el mapa mundial ya se estaba reconfigurando. Terminada la guerra, esa reconfiguración irá tomando forma. Terminada la gran contienda, las potencias aliadas llevarán a cabo la Conferencia de Postdam. En esta conferencia, los aliados acuerdan reconfigurar el mapa de Europa, de esta forma; Alemania y Austria vuelven a ser divididas; se delimita la frontera germano-polaca en la Línea Oder-Neisse que implicaba la pérdida definitiva de Prusia Oriental, Pomerania, y Silesia por parte de Alemania; se establecía el traslado definitivo de las poblaciones alemanas de los territorios perdidos como así también de Checoslovaquia, Hungría, y Polonia, lo que resultó en una de las mayores limpiezas étnicas de la Historia Universal; y se plantea la rendicion incondicional del Japón (5).

En Asia, Japón logra ser expulsado de todos los territorios ocupados; sin embargo, la voluntad de lucha del Ejército Japonés, al parecer resultaba inagotable. Debido a la gran dificultad de invadir el Japón, finalmente se resuelven los bombardeos atómicos de Hiroshima y Nagasaki; y el día 15 de agosto de 1945 se rinde el Imperio Japonés. La retirada del Japón, permite la recuperación parcial del poder colonial europeo en Asia. Francia retorna a Indochina, de donde finalmente se retirará luego de la derrota militar en 1954 (6). Los Países Bajos retornan a Indonesia que si bien había declarado su independencia, se encontraba en cierta despentaja para sostenerla; no obstante, los neerlandeses se verán obligados a retirarse definitivamente en 1949. Estados Unidos impondrá en Filipinas primero un dominio directo, y luego, una serie de gobiernos títeres. Gran Bretaña sigue en India, Birmania, y Malasia; pero de India se retirará en 1947 luego de que su dominio comience a ser insostenible, de Birmania se retirará en 1948, y de Malasia se retirará tardíamente en 1963 (7).

Con los imperios coloniales en retirada, quienes se comenzarán a disputar la hegemonía son sin lugar a dudas los Estados Unidos y la Unión Soviétiva. Sus principales áreas de influencia ya se habían comenzado a pactar en Yalta y en Postdam. No obstante quedaron agujeros negros de carácter geopolítico. En primer lugar se encontraban las colonias que se estaban en proceso de emancipación; y en segundo lugar quedaba pendiente la cuestión de China que no parecía encontrar un gobierno estable. Finalmente, India, Corea, Indochina, Indonesia, Medio Oriente, y buena parte de los países africanos; comenzaban a convertirse en agujeros negros geopolíticos o zonas de disputa en donde Estados Unidos y la Unión Soviética se enfrentarán de forma indirecta.

En cuanto a Europa, la cual tenía ya zonas de influencia claramente delimitadas, ambas potencias llevarán a cabo sus planes de reconstrucción económica y política. Dentro del Bloque Capitalista comienzan a afianzarse la Organización del Tratado del Atlántico Norte, el Plan Marshall, y finalmente la Comunidad Económica Europea. Dentro del Bloque Comunista, comienzan a afianzarse el Pacto de Varsovia, y el Consejo de Ayuda Mutua Económica o COMECON (8). Por aquel entonces, el Atlantismo no se encontraba en condiciones de combatir frontalmente al Comunismo y derrotarlo; sino más bien que toda su estrategia se centrará en su contención, esto se debía al crecimiento y proyección geopolítica de la Unión Soviética, por aquel entonces imparable y que contaba con la ventaja de un control pleno del Heartland Euroasiático.

OTAN y Pacto de Varsovia.

Descolonización y Países del Tercer Mundo

Otro proceso que caracterizó a este período histórico fue el de la Descolonización. Las Guerras Mundiales agotaron la economía de los Países Centrales. La Conferencia de Berlín en 1884 que había establecido el Reparto de África entre las Potencias Europeas, luego de la Primera Guerra Mundial había sido revisada. De esta manera, Alemania perdía sus Colonias Africanas las cuales serían transferidas a Francia, Gran Bretaña y Bélgica. Posterior a la Segunda Guerra Mundial, las tres potencias seguían manteniendo sus colonias, pero el orden colonial, ya comenzaba a tambalearse. África y Asia comenzaban a buscar sus propios destinos nacionales, por lo que los nacionalismos desarrollados a partir de principios del Siglo XX comenzarán a tener un rol político preponderante en los dominios coloniales europeos (9).

La situación en Medio Oriente estaba pronto a dificultarse, el auge del Panarabismo comenzaba a adquirir fuerza política a raíz del debilitamiento en la región que supuso para Gran Bretaña y Francia la guerra con Alemania; mientras que en Palestina las contradicciones políticas y sociales entre colonos sionistas y pobladores árabes comenzaban a ser cada vez más difíciles de manejar para los británicos (10). En India, el auge del Nacionalismo que comenzó a tomar forma a principios del Siglo XX, ya ponía en riesgo la continuidad de la India Británica; y comenzaba a figurar el conflicto entre hindúes y musulmanes como un problema cada vez más difícil de contener (11). En Indochina los franceses logran volver, sin embargo su dominio será muy endeble, debido a que los japoneses desalojan con efectividad a los galos del Sudeste Asiático, la resistencia antijaponesa será llevada a cabo por fuerzas locales (12). En Indonesia, la invasión japonesa terminó favoreciendo el crecimiento del Nacionalismo local liderado por Ahmet Sukarno (13).

En Egipto, que ya era un Estado Semi-independiente, comienza a tomar fuerza el Panarabismo, y en 1952 llega al poder Gamal Abdel Nasser; tal proceso político se verá reflejado en las Colonias Francesas del Magreb que encuentran una referencia política, siendo la Independencia de Argelia, el proceso que marca el principio del fin del Imperio Colonial Francés en África. Con respecto a los Países Subsaharianos, comenzará a adquirir fuerza el Panafricanismo, y por ende la progresiva Independencia de África. Las únicas excepciones a este proceso serán las Colonias Portuguesas en África, que se independizarán recién en 1975 (14). De todas formas, en la actualidad aún quedan residuos coloniales en América tales como las Islas Malvinas -aún bajo ocupación colonial británica-, Guyana Francesa, y algunas Islas Antillanas, aún en poder de Gran Bretaña, Francia, y Países Bajos. Polinesia, también comenzará a independizarse, aunque con excepciones, quedando Micronesia en Libre Asociación con los Estados Unidos, y restos de la Polinesia Francesa y Polinesia Británica; aún bajo poder de los antiguos colonizadores. Sin embargo, estas no dejan de ser excepciones desde el inicio del proceso de descolonización (15).

En la medida que se iban consolidando los procesos de descolonización, independencia, y adquisición de conciencia nacional en la antiguas colonias, ahora independizadas; la Guerra Fría comenzaba a repercutir en ellas. Los Estados Unidos y la Unión Soviética, han aprovechado numerosas oportunidades para intervenir en favor o en contra de las independencias según sus intereses, de la misma manera que ambas potencias comenzaban a ejercer todo tipo de intenciones políticas para lograr convertir a tales países en estados clientes propios. Algunos países independizados, se acercaron a alguna de ambas potencias por propia voluntad, sin embargo, el sentimiento generalizado era la independencia, y veían en ambas potencias un importante peligro para su soberanía nacional de carácter neocolonialista.

De esta manera, y con la finalidad de garantizar la plena independencia política y económica de los países de África, Asia, y Latinoamérica; comienza a organizarse el Movimiento de Países No Alineados. La iniciativa para la fundación del Movimiento de Países No Alineados, corrió en un primer momento por parte de Yugoslavia con el Mariscal Tito, Egipto con Gamal Abdel Nasser, India con Jawaharlal Nehru, e Indonesia con Ahmed Sukarno. Esta organización sin ningún tipo de ideología dominante, que incluso aglutinaba a países con ideologías totalmente contrapuestas entre sí, comienza a tomar forma con la Conferencia de Bandung, y se dividirá en tres comisiones; una dedicada a la cooperación política, otra a la cooperación económica, y una tercera a la cooperación cultural. A su vez, entre sus principios y voluntad de acción, destacan los siguientes items:

1- Respeto por los derechos fundamentales del Hombre, y respeto por los fines y principios de la Carta de las Naciones Unidas.

2- Respeto por la Soberanía y la Integridad de todas las Naciones.

3- Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y todas las naciones, grandes y pequeñas.

4- Abstención de intervenciones o interferencia en los asuntos internos de otros países.

5- Respeto al derecho de toda nación a defenderse por sí sola o en colaboración con otros Estados, en conformidad con la Carta de las Naciones Unidas.

6- Abstención de participar en acuerdos de defensa colectiva con vistas a favorecer los intereses particulares de una de las grandes potencias.

Particular atención debe prestársele a esta iniciativa, dado que en buena medida, los países fundadores de esta iniciativa, tales como China, India, Indonesia, Irán, Filipinas, Tailandia, Vietnam, entre otros; comenzarán a crecer en materia económica, industrial, y tecnocientífica, al punto de que a partir de principios del Siglo XXI, serán potencias regionales, y marcarán el principio del Mundo Multipolar que en estos días comienza a marcar los principios de la Política Internacional (16).

Conferencia de Bandung.
Movimiento de Países No Alineados.

Estados Unidos y la Unión Soviética: Superpotencias del Siglo XX

Sin lugar a dudas los Estados Unidos y la Unión Soviética constituyen las superpotencias por excelencia del Siglo XX, o al menos, de la segunda mitad del Siglo XX. Grandes ganadores de la Segunda Guerra Mundial, y por aquel entonces, en las vanguardias políticas, culturales, científicas, técnicas, económicas, y geopolíticas.

Estados Unidos, tal como se había visto en el capítulo anterior, luego de la Guerra de Secesión, comienza el proceso de su consolidación como potencia mundial. A partir del año 1890 y hasta la fecha, los Estados Unidos ocuparán el primer puesto en cuanto a tamaño de la economía, y a partir de 1898; comenzará a disputar el dominio del mundo al resto de las potencias. Primero derrota a España, y consuma la hegemonía sobre las Antillas, como así también obtiene puestos de avanzada en el Océano Pacífico, tales como las Filipinas, lo que pasa a ser el inicio de la presencia nortamericana en el Collar de Perlas. Luego, los Estados Unidos ingresan a la Primera Guerra Mundial y salen triunfantes. Este triunfo otorga a los norteamericanos un rol hegemónico, y logran la formación de la Sociedad de Naciones; a pesar del creciente multilateralismo, ya se observaba que los Estados Unidos detentaban la hegemonía global, y progresivamente irán dejando de lado a Francia y Gran Bretaña.

Como es sabido, la Segunda Guerra Mundial, resulta en un fracaso para las potencias del Eje, y estas salen derrotadas. Estados Unidos pelea en dos frentes, el Frente Europeo y el Frente del Pacífico; observando el teatro bélico desde la óptica norteamericana, debe destacarse el Frente del Pacífico. La estrategia militar básicamente constó en tomar dominio de cada una de las islas del océano, esto le otorgará ventajas estratégicas a la hora de dominar el Océano Pacífico y proyectar su poder en Asia. Esta posesión territorial de las islas, garantiza el comercio internacional marítimo en el océano cuyas aguas bañan las costas del continente más poblado del mundo; y por ende, la mayor potencialidad a la hora de la producción de bienes, servicios, y capitales. Terminada la contienda, Estados Unidos impone un régimen de ocupación en Japón, y se retira del antiguo imperio a condición del alineamiento geopolítico de los nipones con los norteamericanos. En Europa, los vientos no son demasiado distintos, los Estados Unidos logran dominar la situación geopolítica y volver al Viejo Continente una dependencia de Washington. Para este fin se sirvieron primero del Plan Marshall para la reconstrucción económica de Europa devastada por la guerra, y de la creación de la Organización del Tratado del Atlántico Norte con la finalidad de garantizar sustento militar y político frente a la Unión Soviética (17).

La Unión Soviética, también llega al punto de ser una potencia hegemónica. A diferencia de los Estados Unidos basados en la dominación de los mares, la Unión Soviética tendrá un fuerte predominio territorial, dado su dominio sobre la casi totalidad del Heartland Euroasiático. Rusia, siempre ha sido un país que ha demostrado facilidad para reciclarse una y otra vez como potencia mundial. Primero lo hizo con el Zarato Ruso, luego lo hace con Pedro el Grande y los primeros monarcas de la Dinastía Romanov, en el siglo XX lo hace mediante el Régimen Comunista, y en la actualidad lo hace de la mano de Vladimir Putin. Lo cierto, es que Rusia inicia el Siglo XX de una forma catastrófica, a nivel social y económico en un estado de atraso y brecha frente a los Países Occidentales, y a nivel militar con dos catastróficas derrotas en el Mar del Japón y la Primera Guerra Mundial. Sin embargo, a partir de la Revolución Rusa, el País Eslavo, nuevamente comenzará a competir en la disputa por la dominación mundial.

El primer proceso de desarrollo se inició con la Nueva Política Económica de Lenin. Esta Nueva Política Económica, permite a la Unión Soviética iniciar un proceso de industrialización, acumulación de saberes técnicos para la explotación de recursos naturales y desarrollo industrial. No obstante, esta política cambiará sensiblemente a partir de la consolidación del Régimen de Stalin. A partir del año 1928, se da por concluida la política económica de Lenin, y se inicia una política de planes quinquenales que durará hasta 1991, y cuya unica interrupción se dio durante la Segunda Guerra Mundial. El Primer Plan Quinquenal, tendrá numerosas difucultades, el Plan de Colectivización de la Tierra no logró los frutos esperados, y de hecho, una hambruna asotará a la Unión Soviética; y acorde a ciertas corrientes historiográficas, esta fué deliberadamente planificada. Pero por otro lado, la Unión Soviética consolida su proceso de industrialización. El Segundo y Tercer Plan Quinquenal se centra en la autosuficienca de la industria soviética, a partir de aquí se incrementa en cuatro veces la producción de acero y de carbón, de la misma manera que se da inicio a la industria bélica posicionando así a la Unión Soviética como potencia militar. Estos últimos planes, y la adecuada coordinación con los aliados en la Segunda Guerra Mundial, permitirán a la Unión Soviética hacer fente a la Alemania Nazi, vencer en la Segunda Guerra Mundial, y consolidar su hegemonía en Europa del Este y parte de Europa Central.

Como consecuencia de la victoria bélica, la Unión Soviética también implementará sus propias estrategias militares y políticas para fundamentar su hegemonía. En el año 1949 y en respuesta al Plan Marshall, se consolidará el Consejo de Ayuda Económica Mutua (COMECON), y la Unión Soviética comenzará a planificar no sólo su política económica, sino también la de sus países satélites. En 1954, y en respuesta a la creación de la OTAN, se consolida el Pacto de Varsovia. De esta manera, se puede hablar propiamente de la Guerra Fría (18).

Guerra Fría: Conflicto por la Hegemonía Mundial

Terminada la Segunda Guerra Mundial, hubo muchos puntos muertos en materia geopolítica. En Europa quedaba el asunto de Alemania, que finalmente será dividida y en 1948 se estableció la República Federal Alemana, alineada con los Estados Unidos; y en 1949 se crea la República Democrática Alemana como respuesta de la geopolítica soviética al Atlantismo. En Polonia, finalmente la Unión Soviética se las arregla para obtener un régimen afín a sus intereses. En Checoslovaquia, en 1948 luego de dudosas maniobras, accede al poder el Partido Comunista. Los Países Bálticos, finalmente son anexados a la Unión Soviética, en los casos de Rumania, Bulgaria, y Hungría; ni bien retirados los nazis, se consolida en el poder el Partido Comunista.

Luego de Alemania, el punto muerto más importante de Europa, era Yugoslavia. Aquí la situación era radicalmente distinta. A diferencia de lo acontecido en los países de la esfera soviética, en Yugoslavia existía un Partido Comunista particularmente autónomo e independiente del Kremlin, por otra parte, el Mariscal Tito era un líder lo suficientemente independiente de Stalin; y finalmente, el grueso de la guerra contra Alemania, es llevado a cabo por las Fuerzas Partisanas Yugoslavas. Esto conllevará a la ruptura entre Tito y Stalin, y de hecho, a la independencia política de Yugoslavia con respecto a la Unión Soviética. Esto permitirá a Yugoslavia posicionarse dentro del Movimiento de Países No Alineados, y a no participar activamente ni en el COMECON, ni en el Pacto de Varsovia; de esta forma establece en la práctica una forma de Socialismo demasiado particular, y a su vez, un tercerismo en materia de Relaciones Internacionales.

La Guerra Fría involucra a numerosos aspectos. La OTAN y el Pacto de Varsovia, entrarán en una competición con la finalidad de lograr la hegemonía económica, política, militar; y geopolítica. Si bien la OTAN y el Pacto de Varsovia nunca llegan a enfrentarse directamente a nivel militar, lo harán de forma indirecta. La Guerra Fría, habrá sido para Norteamérica, la OTAN, y el Pacto de Varsovia; pero de fría tuvo poco y nada en Latinoamérica, África, y Asia; siendo el Tercer Mundo el campo de batalla en el cual ambos bloques se disputarán la supremacía. A partir de este momento, ambos bloques intervendrán en materia política, diplomática, económica, y militar para obtener el dominio en cada uno de los Países del Tercer Mundo; y los puntos muertos geopolíticos que luego de la Segunda Guerra Mundial no fueron delimitados, se convertirán en campos de batalla (19).

a) China y la Guerra Fría

China a pesar de haber sido miembro fundador de la ONU y del Consejo de Seguridad, luego de la Segunda Guerra Mundial había quedado sumergida en una irreversible crisis política. Lo estipulado en Yalta y San Francisco era imposible de llevarse a la práctica. Desde el año 1927 el Partido Comunista Chino y el Kuomintang se encontraban inmersos en una Guerra Civil, y las treguas entre ambos contendientes sólo fueron parcialmente establecidas a causa de la Invasión Japonesa de China. Finalizada la Segunda Guerra Mundial, las contradicciones entre ambos bandos eran insuperables. Cierto es que la Unión Soviética apoyó desde un primer momento al Partido Comunista, y que el Kuomintang cambió de aliados durante la Guerra Civil China; amparándose en Alemania primero, y en Estados Unidos después. Finalmente en el año 1949 triunfa el Partido Comunista. Más allá del apoyo norteamericano al Kuomintang, lo cierto es que el ingreso de la Unión Soviética en el Teatro de Operaciones del Pacífico de la Segunda Guerra Mundial, y su posicion de hegemonía en el Heartland Euroasiático; le daba a los soviéticos la posicion privilegiada para el dominio de Asia y Europa.

Sin embargo, China no era en términos geopolíticos un caso comparable a los países del Centro y Este de Europa. En primer lugar, China era el país más habitado del mundo, lo que en la práctica implica el potencial de ser el país donde mayor cantidad de bienes, servicios, y capitales se puedan producir y acumular. En segundo lugar, el proceso chino fue bastante autónomo en el terreno con respecto tanto a los Estados Unidos como la Unión Soviética, en la práctica ni soviéticos ni norteamericanos estuvieron presentes en el terreno. Finalmente, es deber recordar que China tiene una porción del Heartland Euroasiático de importancia en el Turkestán Oriental, y que a su vez ha servido históricamente como la zona por la cual China expresa su voluntad de poder hacia Occidente; sea primero con la Ruta de la Seda en la Edad Antigua y la Edad Media, o sea en la actualidad mediante la Iniciativa Belt and Road.

Más allá del apoyo soviético, estaba claro que China por propio peso demográfico, geográfico, e histórico; apuntaba a ser un poder claramente independiente. Y esta voluntad quedará marcada luego de la muerte de Stalin. Mao Tse Tung, rechaza abiertamente los posicionamientos del XX Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética; y finalmente en 1956 tendrá lugar la Ruptura Sino-Soviética. A partir de este momento, China comenzará a actuar de forma completamente independiente, y en muchos conflictos oscilará entre apoyar a la Unión Soviética o a los Estados Unidos (20). Ya más tardíamente con las Reformas de Deng Xiaoping, China recibirá el suficiente oxígeno económico que permitrá en el Siglo XXI mantener el Régimen Comunista, y a su vez, ser el principal rival de los Estados Unidos; pero esto ya será tratado en su debido momento.

b) El Conflicto de Corea

Corea fue otro punto muerto luego de la Segunda Guerra Mundial. Retirados los japoneses, el 6 de septiembre de 1945, se establece la República Popular de Corea, la cual tenía una marcada agenda progresista; destacando objetivos políticos tales como Sufragio Universal, Reforma Agraria, Modernización de la Legislación Laboral, y rechazo a cualquier intervensión extranjera sobre Corea. Tan sólo 3 días después de proclamada la República Popular, las tropas de los Estados Unidos comienzan a ocupar la Península Coreana.

Este gobierno conservará la mayor parte de su estructura en la zona que se encuentra al Norte del Paralelo 38, la cual se encontraba de facto ocupada por la Unión Soviética. Finalmente, en 1946 se divirá Corea, y el 9 de septiembre de 1948, se proclamará el Estado Socialista en el Norte.

Las contradicciones entre las dos Coreas, no tardarían en llegar. Al fin y al cabo, el Norte comenzaba un proceso de industrialización y desarrollo económico que sería más temprano que el del Sur. De hecho, el 93 % de la industria metalmecánica, y el 86 % de la industria petroquímica; se encontraban bajo soberanía de Pyongyang. Esto le daba al Norte, una ventaja económica y estratégica que le permitía afianzar su propia industria militar, y por ende incrementar su músculo militar y proyección peninsular.

Finalmente. el 25 de Junio de 1950 Corea del Norte intenta reestablecer la unidad territorial y política de la Península Coreana fundamentándose en ser la sucesora de la República Popular de Corea, y por ende, reclamar la territorialidad de la misma que había sido desalojada por la ocupación militar de la Unión Soviética y los Estados Unidos. En un principio, la victoria del Norte parecía ser un hecho. Para el mes de septiembre de 1950, Corea del Norte había ocupado casi la totalidad del territorio de Corea del Sur; sin embargo los sucesos comenzarían a revertirse. Finalmente, los Estados Unidos y sus aliados de la ONU deciden intervenir en la Guerra de Corea. En 1950 comienzan la acción defensiva, y para 1951 inician la ofensiva. De hecho, el General Douglas Mac Arthur tenía una posición particularmente agresiva, y a través de tratos con el Kuomintang, proyectaba el traslado de la Guerra a China. Por su parte, China amenaza con intervenir directamente en el conflicto si las tropas de la ONU llegan al Río Amnok. Esto finalmente sucederá en 1951, y la contraofensiva de las Fuerzas Sino-Coreanas con apoyo logístico soviético, llegan a tener éxito, y logran controlar la mitad de la Península Coreana; a partir de aquí, la guerra entra en un punto muerto. En Julio de 1953 se firma el armisticio, y se establece la Zona Desmilitarizada. Corea quedaría definitivamente dividida, división que persiste hasta nuestros días.

Luego de la guerra, Corea del Norte tendrá su particular Régimen Comunista, fuertemente respaldado en los principios de autarquía e independencia; modelo que han fundamentado en la Doctrina Juche. Corea del Norte si bien siempre actuará de mediador entre China y la Unión Soviética, lo cierto es que siempre ha tendido a tener más simpatías por soviéticos que por chinos, y a su vez, luego de la Revolución Cultural, se acercará definitivamente a la Unión Soviética. Dentro de las Economías Comunistas, Corea del Norte era una de las más desarrolladas, debido a su altísimo nivel de industrialización y producción tecnológica. De hecho, el primer milagro económico de la Península Coreana fue el llevado a cabo por Corea del Norte, que gracias a los planes quinquenales, para la década de 1960, se había consolidado como una economía exportadora de alto valor agregado antes que lo haga Corea del Sur, que se consolidará luego de la década de 1970 (21).

División de Corea.

c) El Polvorín en Medio Oriente

Medio Oriente comenzará a convertirse en un campo de batalla y disputa geopolítica entre los Estados Unidos y la Unión Soviética. Ya a principios del Siglo XX, comenzaba a observarse la creciente conflitividad a la que comenzaría a estar sujeta la zona. En un primer momento destaca la inestabilidad del Imperio Otomano, por otro los intentos de Gran Bretaña y Francia por hacerse de los ricos yacimientos petrolíferos; y para cerrar, los intentos de Alemania de conectar territorialmente Europa Central y Medio Oriente de forma territorial. Luego de la Primera Guerra Mundial, Gran Bretaña y Francia se repartieron la zona a gusto, y se establece la Declaración Balfour; estableciendo así los inicios del polémico Estado de Israel.

Pareciera ser que el rediseñamiento de fronteras, se encontró planificado desde un primer momento con la finalidad de generar conflictos y estabilidad en la región; lo cierto, es que las mismas fueron siempre un gran obstáculo a la hora de dar coherencia política y geopolítica al Mundo Árabe. Pareció resultar que los británicos y franceses, eran plenamente concientes de que un Mundo Árabe políticamete estructurado, y económicamente modernizado, tal como era el planteo del Partido Árabe Socialista; desembocaría en una competencia económica para el Atlantismo, y la consolidación del Mundo Árabe como una potencia regional. Ante este espectáculo, los franceses se encargaron de sembrar las discordias confesionales en Siria, y los británicos harían lo mismo en Iraq. De la misma manera, los británicos harían lo suyo con el Estado de Israel; el cual tendrá como finalidad la ruptura territorial del Mundo Árabe en un punto particularmente estratégico donde África, Asia, y Europa se entrecruzan. A partir de aquí, nace tal como lo conocemos el Conflicto Árabe-Israelí, el cual es un heredero directo del Colonialismo Europeo y la Guerra Fría (22).

Las potencias en un primer momento, se encontrarán claramente confundidas. Lo cierto es que Israel en 1948, comienza un acercamiento a la Unión Soviética, y a su vez, la Unión Soviética es el primer país en reconocer la Independencia de Israel. Los motivos del cambio geopolítico se desconocen, pero lo cierto es que Israel progresivamente se irá acercando a la OTAN, y ya para 1956, la Unión Soviética se posiciona favorablemente hacia los Países Árabes (23).

Partición de Palestina.
Israel y la ruptura territorial del Mundo Árabe.

El Mundo Árabe a partir de este momento tendrá dos características marcadas. En primer lugar, se puede destacar que si bien no habrá una unidad política, lo cierto es que las tendencias políticas en el Mundo Árabe serán paralelas; y en aquel entonces se encontraba en auge el Panarabismo. En segundo lugar, destaca la creciente inestabilidad de la zona, y ya para la década de 1970, se puede hablar de una creciente tendencia en la región de caer bajo influencia extranjera.

Egipto, de la mano de Nasser buscará consolidarse como el centro del Mundo Árabe; mientras que Siria e Iraq, serán las vanguardias ideológicas-políticas. Progresivamente ambos países irán acercándose al Bloque Soviético, aunque manteniendo una independencia política e ideologíca. Jordania y Arabia Saudita, si bien en un inicio partidarias del Mundo Árabe, mantienen sus diferencias. Yemen, finalmente se divide en dos Estados, uno de carácter prosoviético y el otro de carácter procapitalista. Independientemente de cuanto postulado ideológico pueda esgrimirse, lo cierto es que Oriente Medio tiene diversas particularidades estratégicas. A nivel geopolítico y económico, funciona como un Área Pivote, lo cual implica ser la región donde Occidente, el Mundo Eslavo, China, India, y África; se encuentran. Por otra parte, a nivel industrial, el Medio Oriente es en toda regla una potencia energética, destacando los enormes yacimientos petrolíferos y gasíferos que despertarán el interés de las grandes potencias.

La Unión Soviética contó con una posición más que favorable. El acercamiento a Israel por parte de los Estados Unidos, y el constante apoyo de la OTAN a las tropelías de los sionistas, posicionó a la opinión pública árabe a favor de la Unión Soviética. Por otra parte, las ansias anticolonialistas del Panarabismo, y la política exterior de intervensión soviética en favor de los movimientos anticolonialistas, apuntalarían el posicionamiento soviético. Argelia logra la Independencia de Francia en 1962, y finalmente se posicionará del lado del Panarabismo y la geopolítica soviética. En 1969 triunfa la Revolución Libia conducida por Muammar el Gadafi; esto posicionará a Libia de forma favorable al Panarabismo, y con vínculos muy cercanos a la Unión Soviética y el Movimiento de Países No Alineados. Como contracara a estos fenómenos, Jordania, Arabia Saudita, y los Estados Árabes del Golfo Pérsico, de carácter marcadamente conservador, comenzarán a observar como una amenaza el avance de posiciones de carácter laico y progresista, e iniciarán una marcada agenda de acercamiento a los Estados Unidos (24).

Sin embargo, hubo un actor que por aquel entonces despertaba menor protagonismo. Irán, al igual que Rusia, siempre ha sido un país que ha tenido la facilidad de reciclarse una y otra vez como potencia regional. Ya sea con los Aqueménidas, los Arsásidas, los Sasánidas, los Jorezmitas, los Timúridas, los Safávidas, o la actual Repúbica Islámica; lo cierto es que los persas cuentan con una inmejorable capacidad política para estructurar y estabilizar la región, a lo que debe sumarse un capital humano de inmenso valor, y un aún mayor capital cultural. Si el Siglo XIX y el Siglo XX, encontrarán a Irán en una situación de inmensa desventaja y atraso frente a los Países Occidentales; lo cierto es que la segunda mitad del Siglo XX comenzará un período de renacimiento político. Primero, el Frente Nacional de Irán, de la mano de Muhammad Mossadegh, iniciará una política tendiente a la nacionalización de los recursos naturales, y el impulso del desarrollo industrial; mientras que en el plano internacional se posicionará a favor de la Unión Soviética. Cabe decir que tan amenazado se habrá sentido el Atlantismo, que la CIA y el MI6 organizarán la Operación Ajax con el fin de reestablecer el poder absoluto del Sha Muhammad Reza Pahlevi; de esta manera logran un posicionamiento en las puertas del Heartland Euroasiático. Sin embargo, otro movimiento crecerá, y este resultará imparable. Nos referimos aquí a la Revolución Islámica. El Ayatollah Jomeini, logra patear el tablero geopolítico, furibundo opositor al Estado de Israel, políticamente hostil a Occidente y la Unión Soviética por igual, y crítico desmesurado del alineamiento de los países islámicos hacia potencias extraislámicas. Al partir de Jomeini, Irán ya no sería un chiste; los iranios comenzaba a reclamar la posición y protagonismo que históricamente le ha correspondido al País Persa. A partir de este momento, Irán comienza a descolocar a absolutamente todos. Comienza a tenderse la Alianza Sirio-Iraní, y a su vez, comienza a adquirir fuerza en Líbano el Hezbollah; por otro lado, comienza una política de confrontación entre Irán y los Estados del Golfo Pérsico, en particular Arabia Saudita. Los Estados Unidos accionan incrementando el poder bélico y económico de las Monarquías Absolutistas, y por el otro, tanto la Unión Soviética como los Estados Unidos apoyarán la ofensiva militar de Saddam Hussein sobre Irán. No obstante, Irán se sobrepone y se consolida como potencia regional. A partir de este momento, comienza una política de claro desarrollo económico, industrial, científico, tecnológico y cultural, que al día de hoy posiciona a Irán como una potencia regional y como vanguardia tecnocientífica en diversos aspectos (25).

Revolución Islámica en Irán.

d) El Coflicto Indo-Pakistaní

A diferencia de lo acontecido en China y Corea, y de forma más análoga a lo acontecido en Oriente Medio, India ingresará involuntariamente a la Guerra Fría. Tal como en Medio Oriente, los problemas originarios resultaron más un producto de la el Gobierno Colonial Británico, que de la Guerra Fría propiamente hablando; sin embargo, esta última tendrá un rol muy importante en los tiempos posteriores a la independencia.

A principios del Siglo XX, el Raj Británico en términos demográficos y religiosos, se encontraba dividido entre hindúes, musulmanes, y budistas. En la India propiamente hablando, tanto musulmanes como hindúes comenzaron a organizarse políticamente con el fin de restaurar la Independencia de la India; mientras que en Birmania, luego de la Tercera Guerra Anglo-Birmana, los herederos ideológicos de la resistencia armada al dominio británico, comienzan a aglutinarse en la Asociación de Jóvenes Budistas con el mismo fin de la independencia (26).

El Raj Británico básicamente se encontraba compuesto por dos unidades nacionales, a saber, India y Birmania; mientras que tenía tres grandes grupos religiosos de masas, a saber, Hinduísmo, Islam, y Budismo. El Budismo era predominante en Birmania, mientras que el Islam y el Hinduísmo se encontraban presentes en toda India; más allá de que en ciertas zonas de la India hubiese un predominio de alguna de las dos religiones, nunca se había llegado a una homogeneidad absoluta. Sin embargo, luego del primigenio movimiento anticolonial que aglutinaba por igual a hindúes y musulmanes, a partir de la década de 1920 comenzarán a presenarse fracturas en el movimiento anticolonial. En estos años comienza a aparecer el concepto de las dos naciones, es decir, una nación de matriz islámica, y otra de matriz hinduísta. Dentro del ámbito islámico de la India, destacarán las figuras de Muhammad Iqbal y Alí Jinnah quienes formarán la Liga Musulmana de la India y plantearán la formación de un Estado Islámico en el Noroeste de la India; mientras que desde el ámbito hindú destacará la figura de Viniak Savarkar y el concepto de Hindutwa. Ambos grupos coincidían en que tanto musulmanes como hindúes constituían dos naciones diferenciadas, defendían el derecho a un Estado Nacional para ambos grupos, y a pesar del fundamento religioso de sus esquemas ideológicos, no eran individuos particularmente creyentes (27).

La Segunda Guerra Mundial, sumado a las incursiones del Imperio Japonés, harán incrementar el potencial del Independentismo en la India. Más allá de las diferencias entre nacionalismos periféricos como eran los religiosos; aún conservaba fuerza y vigencia el planteo de unidad nacional de la India. En estos años destacará el Congreso Nacional Indio que realizará un acercamiento primero a la Unión Soviética, y luego al Imperio Japonés y Alemania en la Segunda Guerra Mundial, siendo su principal figura militar y política Subhas Chandra Bose, quien logró incluso establecer el Gobierno Provisional de la India Libre. La Balcanización de la India todavía no era una gran probabilidad dada la hegemonía política del Congreso Nacional Indio en el movimiento anticolonial, y su capacidad para integrar tanto a hindúes, como a musulmanes y budistas (28).

Sin embargo, los británicos que habían estado entre los triunfantes de la confrontación bélica, nunca perdieron el control de la India; no obstante, su poder de dominio había resultado seriamente dañado, como la situación política y social se había convertido en cada vez más dificil de manejar. Luego de la muerte Subhas Chandra Bose, Mohandas Gandhi será quien tome el liderazgo del Congreso Nacional Indio. Gandhi tendrá resultados en su lucha política, y finalmente la India realiza la Declaración de Independencia en el día 15 de agosto de 1947; pero no logrará evitar la Partición de la India, planificada por el último Virrey Británico Mountbatten. Esta partición, dará origen a Pakistán como País Islámico, y a la India; de hecho, en el actual Pakistán prácticamente no quedaron rastros de Hinduísmo, mientras que en la India el Islam es un fenómeno minoritario (29). La creación de India y de Pakistán, dejaría muchos puntos muertos, el principal de ellos es la Región de Cachemira; la cual se independizó por fuera de la Partición Indo-Pakistaní dada su población mixta, pero que fue invadida por Pakistán, y en la actualidad es una zona en disputa.

Partición de la India.

A pesar de que Birmania era parte integrante del Raj Británico, lo cierto es que Birmania tanto a nivel etnolingüístico, como cultural y religioso; era un país totalmente distinto de la India, y más cercano a China y el Sudeste Asiático, por lo que su proceso de independencia será mucho más estable que en la India (30). De esta manera, la India, que es el país cuya proyección geográfica es la de mayor proyección para el dominio del Océano Índico; quedó definitivamente balcanizada, de la misma manera que puede claramente encontrarse la voluntad británica en la generación de inestabilidad en el subcontinente.

El derrotero de la India

A partir de este momento se inicia la confrontación de India con Pakistán, y como es de público conocimiento, las potencias en juego establecerán sus estrategias. Estados Unidos y China se asociarán a Pakistán, de la misma forma que la Unión Soviética lo hace con India. La Primera Guerra Indo-Pakistaní estalla en 1947, cuando Pakistán decide invadir Cachemira luego de que esta declare su independencia para evitar conflictos religiosos; esta guerra no tiene gran participación externa, y finaliza con el alto al fuego por mediación de la ONU a condición de que se celebre un plebiscito, el cual hasta nuestros días queda pendiente. Luego de la Guerra Indo-Pakistaní, las contradicciones geopolíticas de India y China, eran evidentes, y la India adquiere una política territorial particularmente agresiva; en 1962 estalla la Guerra Sino-India debido a la delimitación fronteriza heredada por los británicos, y con un resultado desfavorable para la India. En 1965 estalla la Segunda Guerra Indo-Pakistaní, y ya se observa la injerencia externa, India recibe asistencia soviética, y Pakistán lo hace por parte de China; aquí ya hay un claro triunfo de la India. En 1971 estalla la Tercera Guerra Indo-Pakistaní, y la misma se salda de forma favorable a la India; como consecuencia, Pakistán Oriental se independiza y se convierte en Bangladesh. Finalmente, ya la última Guerra entre la India y Pakistán, estallará en 1999; si bien Pakistán obtiene un triunfo militar, se salda con el Status Quo Ante Bellum, recuperando así la India el territorio perdido (31).

No puede comprenderse la Historia de la India previa a la década de 1990, sin tomar en cuenta el acercamiento progresivo pero efectivo entre la India y la Unión Soviética. Consumada la Ruptura Sino-Soviética, los soviéticos comenzarán a asesorar y apoyar de forma muy considerable a la India. Si bien la Unión Soviética se declara inicialmente neutral en los conflictos del Indostán, su política diplomática y económica claramente comienza a ser muy cercana a India. Destacan aquí el apoyo y asesoramiento militar, que incluye a los procesos de industrialización bélica, como así también los programas de asistencia económica; los cuales fueron aún mayor que los recibidos por China. En 1971 comienza a cambiar la política de neutralidad, por una de alineamiento entre los interesos indios y soviéticos; de hecho la firma del Tratado Indo-Soviético de Amistad y Coperación, facilita a la India la prosecución de sus objetivos geopolíticos, y su triunfo frente a Pakistán (32). Sin embargo, también en estos años y luego del Conflicto Sino-Indio, comenzará a gestarse una guerra fría de carácter regional entre la India y China, los cuales comenzarán a competir por la dominación del Océano Índico, pero esto será tratado posteriormente.

El Derrotero Pakistaní

Pakistán tendrá un rol inverso en materia geopolítica, Estados Unidos establecerá relaciones diplomáticas tan sólo dos meses después de creado el Estado Pakistaní. En 1955, Pakistán firma el Pacto de Bagdad, inspirado en la OTAN y cuya finalidad consistía en contener al Comunismo; y en el mismo año se integra a la Organización del Tratado del Sudeste Asiático, dirigido por los Estados Unidos, y cuya finalidad era similar al Pacto de Bagdad. Por otra parte cabe recordar que la aparición de China como un tercero en discordia, aunque más cercano a los Estados Unidos que a la Unión Soviética, tendrá un impulso particular en las Relaciones Exteriores de Pakistán. De esta manera, los Estados Unidos consiguen vía Pakistán un pie en las puertas del Heartland Euroasiático; y por otra parte, China consigue una salida al Océano Índico y un importante aliado dentro del latente Conflicto Sino-Indio (33).

Pacto de Bagdad.
Organización del Tratado del Sudeste Asiático.

La década de 1970, resultará particularmente compleja para la República de Pakistán. Tan sólo a cuatro días de finalizada la Tercera Guerra Indo-Pakistaní, y consumada la derrota militar y la pérdida territorial de Bangladesh; llega al poder Zulfiqar Ali Bhutto. Independientemente de haber sido educado en los Estados Unidos, Bhutto tenía ideas progresistas y demostraba una creciente independencia geopolítica. Por un lado incrementa el acercamiento pakistaní con China, por otro, comienza a acercarse al Pacto de Varsovia: llegando incluso a firmar tratados cooperación militar e industrial con países del Bloque del Este. Lógicamente, Bhutto comenzaba a tomar conciencia geopolítica de la importancia de su país, y mediante el desarrollo de la energía nuclear y la industria bélica asociada, sumado a una política de coordinación independiente de los Países Islámicos; pretendía consolidar a Pakistán como una potencia regional independiente, y vertebradora de los Países Islámicos.

Estados Unidos no tardaría en reaccionar a la »insolencia» de Bhutto, al fin y al cabo, la principal norma de los Estados Unidos en materia de Política Exterior desde la Doctrina Wilson en adelante; no busca socios, sino subordinados. Por otra parte, los norteamericanos comenzaban a verse en aprietos en la región. Pocos años atrás se vieron obligados a retirarse de Vietnam, el régimen títere de Pol Pot en Camboya había colapsado, la República Democrática de Afganistán se consolidaba; y para cerrar el ciclo de retrocesos, en 1979 triunfaba la Revolución Islámica en Irán, perdiendo así un socio regional de importancia. A raíz de tales retrocesos que comenzaban a ser evidentes en 1978, la CIA organiza la Operación Ciclón para intervenir de forma indirecta en Afganistán contra el Comunismo; en este contexto llega al poder luego de un Golpe de Estado el General Zia ul-Haq. Ya en el poder Zia ul-Haq en 1977, Pakistán vuelve al alineamiento con la OTAN, y comienza a organizarse un proceso de creciente conflictividad en la Frontera Afgano-Pakistaní, a raíz de la intervensión del Régimen de Zia ul-Haq a favor de los Estados Unidos en Afganistán. Para que no queden dudas de la incondicionalidad de Zia ul-Haq, quien colabora ampliamente con la Operación Ciclón; en 1979 Zulfiqar Ali Bhutto es condenado a la horca (34).

e) Las Guerras de Indochina

Indochina se había convertido en un punto muerto luego de la retirada japonesa del Sudeste Asiático. Esta región, tiene la particularidad que ante la invasión japonesa, las autoridades coloniales fueron colapsando; y en consecuencia, la resistencia partisana será llevado a cabo por fuerzas locales. Ya en el Siglo XX, los movimientos anticoloniales comenzaron a hacer su aparición en la escena política, pero durante la Segunda Guerra Mundial, comenzaron a crecer en influencia. Al término de la misma, en Vietnam se consolida el Viet Mihn, el Laos el Pathet Lao, y en Camboya el Khmer Issarak. Francia vuelve a retomar el control, pero este resulta inestable y difícil de manejar; de esta manera estalla la Guerra de Indochina, y Francia luego de la derrota de Dien Bien Phu en 1954, comienza el proceso de retirada de Indochina. Con Francia en retirada, comienzan a gestarse los Estados Nacionales de Vietnam del Norte con tendencias comunistas y aineadas con China y la Unión Soviética, Vietnam del Sur alineado a la OTAN, Laos que comenzará un proceso de Guerra Civil, que se decantará hacia el Pathet Lao alineado a China y la Unión Soviética, y Camboya que si bien será hostil al Comunismo local, mantendrá una estricta política de neutralidad y acercamiento estratégico a China (35).

Vietnam

Vietnam es sin lugar a dudas el Estado Nacional de mayor importancia y envergadura en Indochina. Vietnam observará un fuerte desarrollo del Movimiento Viet Mihn, logrando una importante victoria militar en la Independencia de Indochina; y anteriormente se había destacado en la resistencia contra el Imperio Japonés. Sin embargo, enfrentará un largo proceso de unidad nacional. Terminada la Guerra de Indochina, el país se encuentra dividido entre un Sur alineado a los intereses de la OTAN, y un Norte que hará lo mismo con la Unión Soviética y China. No obstante, las contradicciones entre los dos estados artificiales no tardarían en llegar. En 1954, el Viet Mihn se transforma en el Viet Cong; estableciendo como objetivo la Reunificación de Vietnam en un Estado Socialista. Como era tendencia de esa época, el Comunsimo se encontraba en ascenso y el Capitalismo no se encontraba en la capacidad de combatirlo o atacarlo, sino en la capacidad de realizar estrategias de contención. En este contexto, los Estados Unidos comienzan a verse obligados a sostener a Vietnam del Sur a como de lugar (36).

Guerra de Vietnam.

La intervención norteamericana en Vietnam data de 1955, esto se debía a que el Sur dependía desesperadamente de la asistencia militar norteamericana, y a su vez su Régimen era políticamente débil. De hecho, en el mismo año, Ngo Dinh Diem realiza un Golpe de Estado en Vietnam del Sur apoyado por la CIA, esto se debía a que la popularidad del Viet Cong era tal que con seguridad ganaría en el Referendum de Reunificación; y a partir de aquí, Vietnam del Sur comienza a cumplir un rol de mero títere geopolítico sin la menor voluntad propia. El conflicto bélico durará hasta 1975, cuando acontece la Caída de Saigón en manos del Viet Cong, y los Estados Unidos se ven obligados a retirarse del Sudeste Asiático; pero como se verá, se retiró, pero siempre tendrá injerencia en la región (37). De esta manera, Vietnam queda reunificado y pasa a ser un estrecho aliado de la Unión Soviética, a su vez, pasará por un proceso de alejamiento de China.

Laos

Laos por aquel entonces no era más que una región periférica del Sudeste Asiático, pero ingresará primero al combate anticolonial, y luego de forma involuntaria a la Guerra de Vietnam. Un pueblo de origen Thai, pero por razones históricas, sociales, y económicas; fuertemente vinculado a Vietnam y Camboya. En esta etapa tendrá auge el Movimiento Pathet Lao, un movimiento que combinaba ideas nacionalistas con ideas comunistas; y las contradicciones entre el Reino de Laos comandado por el Príncipe Souvanna Phouma, y el Pathet Lao del Prínciple Souphanouvong, no tardarían en expresarse iniciándose la Guerra Civil Laosiana en 1963. A partir de este momento, Laos se convertirá en un teatro de operaciones más de la Guerra de Vietnam.

Los Estados Unidos, ya habían intervenido en 1959 en el Conflicto Laosiano por medio de la Operación Estrella Blanca, y estos comienzan a realizar una serie de bombardeos masivos sobre Laos. Como contraparte, el Phatet Lao realiza una alianza y colaboración estrecha con el Viet Cong, y ambos movimientos comienzan a apoyarse logística y militarmente. Luego de la derrota de los Estados Unidos en Vietnam, se consuma el triunfo militar del Pathet Lao. De esta manera se consolida la República Democrática Popular de Laos en 1975; Estado Nacional fuertemente vinculado a Vietnam. y por lo tanto a la Unión Soviética (38).

Bombardeos estadounidenses en Laos.

Camboya

Camboya a difererencia de Vietnam y Laos, tendrá un nacimiento algo más estable. Independientemente de ser el Pueblo Khmer un pueblo lingüística y culturalmente hermano del Pueblo Vietnamita; el Estado Camboyano preferirá seguir una política neutralista e independencia, aunque con cierto acercamiento a la República Popular China. Esto al parecer no tenía demasiado conforme a los Estados Unidos, y por medio de la Operación Menú, involucra a Camboya en la Guerra de Vietnam. La estrategia de Estados Unidos, resultó claramente balcanizadora y destinada a destruir toda franja posible de comunicación entre Camboya, Laos, y Vietnam. Esto generaría una zona muerta entre los tres países que haría imposible una vez terminada la guerra, su vertebración regional; estos bombardeos fueron aún mayores que los sufridos por Japón en la Segunda Guerra Mundial, y se saldarían con 600.000 muertos. Por medio de estas operaciones secretas, apoyan el Golpe de Estado del General Lon Nol en 1970 para terminar con el incómodo Régimen del Prínciple Norodoom Sihanuk, el cual era neutralista (39). Sin embargo, lo peor de la política norteamericana y las mayores aberraciones, todavía no llegarían.

Bombardeos estadounidenses en Camboya.

En 1975 llega al poder la misteriosa guerrilla Khmer Rouge, comandada por Pol Pot, quien luego del desastroso Régimen de Lon Nol, toma Phnom Phem. Casi con total seguridad puede llegar a afirmarse que se ha tratado del grupo más delirante e irracional que se haya hecho con el poder en país alguno. Ni bien toman el poder, el mesianismo ideológico del grupo, los lleva a transformar radicalmente la sociedad camboyana. Su primer medida de gobierno consiste en la Evacuación de Phnom Phem y las Ciudades Camboyanas, para la transformación de toda la sociedad en campesinos; de esta manera se origina el Año 0 del Régimen. Luego, se proponen la abolición del dinero, de la industria moderna, de la educación, e incluso del transporte moderno. Esta serie de medidas estrafalarias, tendrán como consecuencia la muerte de aproximadamente 2.000.000 de personas (40). Quizás un dato interesante como para poder comprender los siguientes años de la Historia de Camboya, radica en que si bien el Khmer Rouge se proclamaba comunista, tenía una postura rabiosamente antivietnamita y antisoviética, mientras que era más cercana a China; otro dato a destacar, radica en que a diferencia de los planes clásicos comunistas de industrialización y modernización, en Camboya se planteaba el retorno a formas de producción claramente reaccionarias.

Genocidio camboyano.

El desastroso Régimen de Pol Pot comenzaba a resultar una molestia para sus vecinos, y en un infierno para la propia población camboyana. Por su parte, Vietnam había recibido numerosos ataques en su Frontera Camboyana, y mediante la coordinación con los disidentes camboyanos; decide destruir el Régimen de Pol Pot. China y los Estados Unidos, tenían una alianza implícita contra los intereses soviéticos, al mismo tiempo que China decide invadir Vietnam de forma fracasada, los Estados Unidos se proponen a poyar logísticamente a Pol Pot. El descarado apoyo de la OTAN al Khmer Rouge, probablemente sea una de las mayores muestras de hipocresía ideológica y política; el cruzado del anticomunismo, apoyaba a una fuerza anticomunista, y el defensor incondicional de la Democracia, se encontraba financiando y apoyando diplomáticamente a uno de los mayores regímenes totalitarios de la Historia Universal. Por esos años, las guerrillas del Khmer Rouge se atrincheran en la Frontera Tailandesa (país históricamente asociado a la OTAN), y utilizan el territorio tailandés como santuario. También, la »Comunidad Internacional» reconoce como único representante de Camboya al Khmer Rouge, quien tendrá su asiento en la ONU (41). De esta forma, queda claro el profundo interés del Atlantismo en dominar Indochina a cualquier precio, pero, nuevamente la geopolítica que predominará en la región, será la de Vietnam y la Unión Soviética que logran consolidar la República Popular de Camboya.

Campamentos del Khmer Rouge.

f) La Guerra Fría en Latinoamérica y África

Latinoamérica y África durante la Guerra Fría son tan complejos, que merecen un capítulo aparte; y desde ya, comprenderá el lector que es imposible abarcar ambos continentes particular, y en general, toda la Guerra Fría en un artículo de reducidas páginas. No obstante, se tratará a rasgos generales, y de forma superficial los principales acontecimientos.

Latinoamérica

A diferencia de lo acontecido en Eurasia, donde por obvias razones la Unión Soviética tenía una mayor proyección geopolítica; en estas latitudes, Estados Unidos estaba mucho mejor proyectado que la Unión Soviética, y que los Países Europeos. Hablar de injerencia norteamericana en la Historia Latinoamericana, puede ser considerado una constante. Los Países Latinoamericanos que hacia fines del Siglo XIX en la División Internacional del Trabajo, quedaron relegados a la producción de materias primas para la industria europea; en la década de 1930 comenzarán a transitar procesos soberanistas, y a su vez, políticamente por movimientos de Tercera Posición que buscarán alejarse tanto del Comunismo como del Capitalismo. Estos movimientos políticos, de una u otra manera generarán procesos de industrialización, algunos truncos y otros de mayor sólidez. Por ejemplo, ya a partir de la década de 1930, Argentina, Brasil, Chile, y México se consolidarán como países urbanos e industrializados. Colombia iniciará una era similar a partir de la Presidencia de Rojas Pinilla, que se verá truncada a partir del Bogotazo y el inicio del Conflicto Colombiano; Venezuela implementará un Capitalismo Nacional con Marcos Pérez Jiménez, y en cierta medida, tendrá cierta solidez económica estructural hasta la Última Presidencia de Hugo Chávez; incluso República Dominicana llegará a la era de la industrialización en la década de 1940. Los Países Centroamericanos, Cuba, y los Países Andinos; por aquel entonces se encontraban en una situación de atraso, con sociedades mayormente rurales, y con exportaciones sin valor agregado. Cuba intentará con la Revolución Cubana cierta industrialización, que luego de la Caída de la Unión Soviética se truncará; los Países Centroamericanos que lo intenten como ha sido en los casos de Guatemala y Nicaragua, serán directamente intervenidos por dictaduras títeteres del Atlantismo; Bolivia iniciará la era de la industrialización primero con el Socialismo Militar, y luego en 1952 con el triunfo de la Revolución Boliviana, sin embargo Bolivia se está consolidando como un país industrial y urbano en la actualidad; y Perú comenzará la era de la industrialización con el Régimen de Juan Velasco Alvarado. Estas experiencias, muchas de ellas claramente soberanistas, y las que no eran lejanas de alguna de las dos superpotencias, en términos materiales comenzaban a ser soberanas, se vieron truncadas. Latinoamérica que fué una región que no sufrió en gran medida la Segunda Guerra Mundial, ni la invasión masiva de tropas extranjeras; no pudo consolidarse como un bloque propio. Esto se debe a varios motivos, el principal fue la falta de coordinación política que permita la conformación definitiva de un bloque, otro motivo a destacar, es la falta de coordinación estratégica y militar propia (42); de hecho casi todos los Países Latinoamericanos, en 1947 firmaron el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, error estratégico fatal, de una u otra manera y casi sin excepción, todos los Países Latinoamericanos, queriéndolo o no, se sumaban a los Estados Unidos en la Guerra Fría.

A partir de la Década de 1960, los Estados Unidos comienzan a mirar a Latinoamérica de formas mucho más agresivas. Independientemente de que se haya firmado el TIAR y de que incluso haya logrado el apoyo de la región en ciertas disputas contra la Unión Soviética, esto no le resultaba suficiente; tal como parece observarse en la política exterior norteamericana, los Estados Unidos tienen la constumbre de buscar subordinados en lugar de socios. Los procesos industrialistas latinoamericanos, y el comienzo de un proceso de acumulación de capital cultural y científico, eran vistos como una amenaza; y a partir de aquí, los Estados Unidos comienzan a buscar la desindustrialización de la región, y la finalización de los proyectos de desarrollo científico y ampliación de la educación superior pública y gratuita (43). Parece ser que independientemente de la tan aclamada Alianza para el Progreso, una Latinoamérica con una industria sólida, desarrollo educativo y científico, y correctamente vertebrada; no era un negocio rentable, y esto parecería resularle problemático dado que podría tener capacidad real de insubordinación geopolítica. Cabe destacar, que la Revolución Cubana había generado una paranoía en los círculos atlantistas, evidentemente querían evitar una segunda Cuba en su patio trasero, o peor aún, un poder regional independiente que pudiera ponerle un alto a la hegemonía norteamericana.

Latinoamérica también entra de lleno en la Guerra Fría. Cuba es un ejemplo paradigmático de ello, y autocrítica política nos merecemos sobre todo quienes habitamos países como Argentina y Brasil; dado que el viraje de Cuba a la Unión Soviética podría haber sido evitable, además podría haber sido un socio que nos garantice seguridad geopolítica, funcionando como barrera antillana en la frontera de hecho entre Sudamérica y Norteamérica que ofrece el Mar Caribe. Colombia es otro ejemplo paradigmático, dado que en el Conflicto Armado Colombiano, tanto los Estados Unidos como la Unión Soviética, juegan sus fichas apoyando a uno de los bandos. Nicaragua y Salvador son otro ejemplo, y en ellos triunfan Revoluciones Socialistas en la década de 1980. Sin embargo, el mayor triunfo geopolítico de los Estados Unidos radicará en el Plan Cóndor. El Atlantismo organiza una serie de Golpes de Estado en Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Uruguay, y logran incorporar al Régimen de Stroessner en el Paraguay. Estas dictaduras cívico-militares, alinearán incondicionalmente a los países mencionados a la geopolítica de la OTAN. En el caso de la República Argentina, país históricamente alejado de la geopolítica norteamericana, los resultados son desastrosos; se trataba del país más adelantado de Latinoamérica en términos, sociales, culturales, industriales, económicos, tecnológicos, y científicos; a partir de esta época Argentina transita un camino de desindustrialización, fuga de cerebros, achicamiento del complejo educativo y científico, y desde ya, pérdida de soberanía política y territorial, y desplome demográfico producto de la represión indiscriminada, y la emigración en general de los sectores académicamente formados (44). A partir de aquí resulta comprensible el fracaso de la dictadura a la hora de la Recuperación de las Islas Malvinas; no se puede iniciar una guerra sin la materialidad que corresponda, y sobre todo, sin una proyección geopolítica coherente; en resumen, estando alineados con el Atlantismo, se le quizo disputar territorio a una potencia atlantista, previo desmantelamiento de todas las capacidades materiales y humanas. Latinoamérica, a excepción de Cuba, Nicaragua, y Salvador; ya para la década de 1980, quedará alineada incondicionalmente a los Estados Unidos e implementará tempranas políticas neoliberales, inlcuso antes del triunfo de los Estados Unidos frente a la Unión Soviética.

Plan Cóndor.

África

África tendrá una situación diferente a la de Latinoamérica. Finalizada la Segunda Guerra Mundial, la inmensa mayoría del Continente Negro seguía perteneciente a los imperios coloniales. Cabe decir que al ingresar a la OTAN los Países de Europa Occidental, llevar a cabo una Guerra de Independencia; implicaba llevar a cabo una guerra contra la OTAN. De todas formas, la situación de dominación ya comenzaba a resultar insostenible, y los movimientos anticoloniales muy difíciles de controlar. Los procesos de Independencia en África Británica, serán algo más pactados y permitirán a Gran Bretaña mantenerlos en su zona de influencia mediante el Commonwealth. Los procesos en África Francesa y África Portuguesa, serán en su inmensa mayoría de carácter bélico.

El principal problema de África en el Siglo XX, radica en que si bien los Países Africanos logran llevar a cabo su Independencia; la misma se hace con las fronteras artificiales dejadas por los antiguos colonos. Este problema, conllevará a que etnias rivales compartan un mismo Estado Nacional, o que etnias queden repartidas en distintos Estados Nacionales. Ante el conflicto evidente, el Panafricanismo resulta una respuesta, pero no termina siendo suficiente (45). A consecuencia, estos países recientemente independizados, enfrentarán procesos de inestabilidad; los cuales serán aprovechados por Estados Unidos y la Unión Soviética para ampliar sus áreas de influencia.

Con respecto a la Independencia de África, la Unión Soviética fue entusiasta desde un principio, dado que lo observaba como una forma de ganar influencia a costa del debilitamiento de sus rivales de Europa Occidental. Estados Unidos en cambio, tuvo una postura mucho más hostil, esto se debía a que todo independentismo era visto automáticamente como propagación del Comunismo; sin embargo, ya para la década de 1950 cambiará de opinión, dado que muchos movimientos independentistas, ideológicamente se encontraban lejanos al Marxismo; y por otra parte, podría ampliar su esfera de influencia y sus mercados aunque sea a costa del retroceso de sus socios europeos.

Particular atención merecen los casos de Sudáfrica y Rhodesia del Sur. En el caso de Sudáfrica, el apoyo de la OTAN y del Estado de Israel, hasta la década de 1970 eran evidentes, con el avance del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos, cada día resultaba más bochornoso apoyar a un régimen abiertamente racista por muy anticomunista que este fuese; aunque para Israel, esto nunca fué un problema (46). Rhodesia del Sur, antigua colonia británica, había declarado su independencia de forma unilateral y establecido un régimen conducido por blancos; aunque sin el racismo rampante de Sudáfrica, dado que allí nunca existió propiamente hablando segregación racial, vecindarios exclusivos, ni leyes que atenten contra los matrimonios mixtos. No obstante, ambos fueron junto al Congo de Mobutu Sese Seko; los principales bastiones del anticomunismo en África, e incluso se embarcarían en aventuras bélicas, destacando la Guerra de Angola contra el MPLA apoyado por la Unión Soviética.

En el Magreb, que había atravesado procesos independentistas algo más tardíos que Egipto y Medio Oriente; podran destacarse los casos de Libia y Argelia. Argelia ni bien se independiza, transita un proceso de industrialización y comienza a acercarse a la Unión Soviética. A diferencia de los Países Subsaharianos, Libia y Argelia tenían la industria y la capacidad financiera para participar el el vertebramiento geopolítico de África. Ello da poder a ambos países áfricanos y árabes al mismo tiempo, de contrarrestar la influencia de Sudáfrica, e incluso hacerle frente, tal como ha sucedido en Angola y Chad (47).

De todas maneras, una vez caída la Unión Soviética; ambos Estados Nacionales enfrentarán procesos de asilacionismo, o de realineamiento con el Atlantismo. Algo similar a lo acontecido en el resto de África. Sin embargo, también un nuevo poder comenzará a erosionar de forma progresiva al Continente Negro; y es cuando China comienza a ingresar en la Geopolítica Africana.

g) Afganistán

Si la estrategia de los Estados Unidos durante las décadas de 1950, 1960, y 1970, tenía como objetivo contener al Comunsimo en lugar de atacarlos frontalmente dado su enorme avance en el terreno político e internacional; en la década de 1980, comenzará a tener como objetivo de atacarlo eliminarlo. En el año 1980, llega al poder Ronald Reagan quien tenía una política mucho más agresiva que sus antecesores. Y ya en 1978, la CIA había organizado la Operación Ciclón con la finalidad de intervenir en Afganistán derrocando al Régimen Comunista, y hacer un pie en el Heartland Euroasiático.

No es ningún secreto a voces que Estados Unidos financió, pertrechó, y entrenó a los insurgentes en Afganistán; los cuales eran grupos de lo más variopinto, y cuya única cohersión era el anticomunismo. La República Democrática de Afganistán ante el ataque de los Estados Unidos, y el creciente intervencionismo pakistaní del Régimen de Zia ul-Haq; requiere la ayuda de la Unión Soviética. Ante la Intervención Soviética de Afganistán, país frente al cual tenía una proyección geopolítica favorable, los Estados Unidos comienzan a verse obligados a adoptar nuevas estrategias. A partir de este momento, Egipto y Arabia Saudita comienzan a mover sus redes »religiosas» y sus petrodólares; de esta manera financian en Pakistán una inmensa red de »madrasas», en las cuales afganos y pakistaníes de los sectores más bajos y embrutecidos serán adoctrinados, al mismo tiempo que los Estados Unidos prestarán todo el apoyo logístico necesario (48).

Ronald Reagan y los «mujahidines». Cuando las imágenes valen más que mil palabras.

No es ningún secreto que Estados Unidos además del adoctrinamiento en las Áreas Tribales de Afganistán-Pakistán, financió la difusión del Takfirismo por medio de los petrodólares, con los cuales, Arabia Saudita invertirá en la construcción de »mezquitas» mediante las cuales reclutará extremistas por todo el Mundo Islámico primero, y luego, en la Diáspora Musulmana en Occidente. A partir de esta logística llegan masivamente combatientes a Afganistán, y logran desestabilizar la situación del Régimen Comunista, y luego de la Unión Soviética. A partir de aquí los resultados son conocidos. Régimen de terror pseudo religioso, retroceso en el aspecto social, retroceso económico, cultural, y un contexto de inestabilidad explosiva en el Heartland Euroasiático; por primera vez en la Historia Universal, el Atlantismo tenía un pie en el Heartland Euroasiático desde el cual condicionar sin límites la Política Internacional, través del acceso a inmensos recursos hídricos, hidrocarburíferos, y mineros (49). Finalmente, en la década de 1990, se establece el Régimen Talibán en Afganistán, y durante las décadas del 2000 y 2010; se reestablece plenamente el narcotráfico en la región. Brzezinski había acertado en que Afganistán sería la revancha norteamericana frente a la Unión Soviética, y Reagan al parecer, se encontraba demasiado entusiasmado con un grupo de oscurantistas a quienes los denominaba como los equivalentes morales de los peregrinos fundadores.

El colapso de la Unión Soviética y el inicio del Mundo Unipolar.

La regla general de la geoestrategia capitalista de principios del Siglo XX y posterior a la Segunda Guerra Mundial, era la de contener al Comunismo. Eso se debía a varios motivos. Podemos destacar en primer lugar el avance económico y social de la Unión Soviética, como así también sus logros científicos; la inmejorable proyección geopolítica hacia toda Eurasia debido a estar asentado en el Heartland Euroasiático; y la victoria de los proyectos comunistas como el caso de Europa Oriental, China, Indochina; y hasta la proyección que tuvo en países cuyos regímenes si bien no eran marxistas, veían en la Unión Soviética a un socio geopolítico. Sin embargo, Afganistán muestra el primer gran retroceso militar de los soviéticos.

Afganistán es en realidad un síntoma visible. La Unión Soviética que parecía imparable, comenzará un proceso de estancamiento social y económico luego del acceso de Leonid Brezhnev al poder. Hacia la década de 1960, comenzaban a hacerse evidente algunos problemas a la hora de proyectar poder, y lograr estabilidad social y política. En 1968 acontece la Primavera de Praga, y a la misma no se la logra contener políticamente; sino mediante acciones militares. La Economía en los Países del COMECON, comienza a estancarse, la producción industrial decae, la innovación tecnológica comienza a menguar, y comienza ya a notarse claramente un problema estructural en cuanto a la administración económica y la corrupción de funcionarios.

Luego de finalizado el período de Brezhnev, ni Andropov ni Chernenko, que han intentado dar una vuelta de tuerca, logran revertir la situación en sus cortos períodos. Ya con Gorbachov, comienza a sepultarse la Unión Soviética. Es quizás una paradoja de la Historia Universal el auge y la caída de la Unión Soviética. Un proyecto político que arrancó en 1917, que hasta 1923 tuvo una Guerra Civil, que en 1941, tendrá que ingresar a la Segunda Guerra Mundial; y cuya única caída macroeconómica se da entre 1941 y 1945 como producto de la Guerra, colapse en tan poco tiempo. Al momento de arrancar el proyecto soviético, Rusia era un país con arados que se encontraba atrasadísimo en términos tecnológicos e industriales, tan sólo 4 décadas después iniciaba la Carrera Espacial, y se encontraba a la vanguardia tecnológica; pudiendo ser el único rival de envergadura que los Estados Unidos han tenido en todo el Siglo XX. Sin embargo, burocracia, corrupción, amiguismo, maquillaje de cifras, e incluso intentar crear una realidad paralela desde los órganos de propaganda; terminaron por sentar las bases de la implosión del Imperio Rojo. No es casualidad que un país con un inmeso desarrollo social, para la década de 1970 estaba ingresando en períodos de desabastecimiento de productos básicos y de insumos; lo cual había comenzado a generar descontento interno en el Bloque del Este.

Las Reformas de Gorvachov terminan por sepultar a la Unión Soviética. La Perestroika comienza por liberalizar la Economía Soviética, y como resultado se da un incremento de la baja en las condiciones de vida y producción ya menguadas por el Brezshnevismo. La Gladsnot termina por incrementar el poder de los sectores más corruptos del Partido Comunista, quienes sin reservas terminarán resultando adictos al Atlantismo. Tanto la Gladsnot como la Perestroika terminaron resultando en la creación de un club de oligarcas, los cuales siendo antes gerentes estatales, ahora terminarán haciéndose con la propiedad de las Empresas Soviética. Independientemente de la necesidad histórica de reformas que necesitaba la Unión Soviética en la década de 1980, muchas de ellas urgentes, los resultados obtenidos terminaron resultando peores a los previos; y desembocarán en la Disolución de la Unión Soviética.

En los Países del Bloque Oriental la situación no era mejor. Los Partidos Comunistas de los Países del Pacto de Varsovia, hacía rato que habían dejado de ser socios del Kremlin para pasar a ser títeres del mismo. Los problemas económicos de la Unión Soviética, se incrementaban aún más en tales países; la excacez de productos e insumos básicos, el estancamiento económico, y el retroceso social, debían sumarse a una política represiva tanto a niveles políticos, como a niveles intelectuales, culturales, y religiosos, en muchos casos con una política aún más dura de la que llevaba a cabo el Kremlin en la Unión Soviética.

Esto terminó por sepultar al Pacto de Varsovia. En 1989 se da el triunfo político del Sindicato Solidaridad en Polonia, al poder formar parte del gobierno; se da la Revolución de Terciopelo en Chevoslovaquia y el consecuente colapso del Régimen de Gustav Husak; acontece la Revolución Rumana que culmina con el asesinato de Nicolae Ceaușescu; cae el Muro de Berlín en la República Democrática Alemana; en Bulgaria es derrocado Todor Zhivkov; y en Hungría se pactan elecciones multipartidarias en las cuales triunfan los anticomunistas. Ya el antiguo espacio geopolítico del Pacto de Varsovia, había quedado definitivamente balcanizado y al acceso libre del Atlantismo.

En la Unión Soviética las cosas fueron aún peores. A pesar del triunfo electoral para conservar la Unión Soviética, esta termina disolviéndose. El Heartland Euroasiático termina quedando totalmente debilitado. Los Países Bálticos, Ucrania, y Bielorrusia se declaran independientes; luego lo hacen los Países del Cáucaso como Georgia, Armenia, y Azerbaiyán, los cuales se verán involucrados en conflictos bélicos e inestabilidad, producto de la injerencia atlantista; y también lo hacen los Países Túrquicos del Asia Central, los cuales se verán afectados por los conflictos del Mundo Islámico (50). No son pocos los analistas que afirman que independientemente de la necesidad de reformas que tenía la Unión Soviética, y el Comunismo en general, e incluso en el caso más extremo, la necesidad de cambio de régimen y modelo político; los eventos tal como se dieron, terminaron resultando en la mayor catástrofe geopolítica de la Historia Universal, y por ende la proliferación de elementos mafiosos que antes se encontraban reducidos, y ahora pasarían a integrar el circuito de la economía criminal global.

Sin embargo, lo cierto es que los Estados Unidos se consolidan como vencedores de la contenienda, y sabrán hechar mano de todos los efectos mencionados para proyectar sus intereses. A partir de aquí hemos entrado en el capítulo del Mundo Unipolar y la Hegemonía Estadounidense. Se entra en una nueva era de Neoliberalismo, y a su vez, de retroceso de las Soberanías Nacionales; como así también en un mundo donde el Crimen Organizado, el Hampa, el Terrorismo Internacional, y otros fenómenos deletéreos, comenzarán a adquirir protagonismo. Temáticas que serán tratadas en la próxima entrega.

Disolución de la Unión Soviética.

Por: Matías Nicolás Benitez.

(Publicado originalmente en Revista Insomnio #7 – 10/2019).

Bibliografía

  1. Benitez, Matías Nicolás; 2019. Geopolítica del Petróleo I, Revista Insominio, 11/19. http://www.revistainsomnio.com/geopolitica-del-petroleo-i/
  2. Hobsbawm, Eric; 1994. Historia del Siglo XX.
  3. Le Faber, Walter; 1993. America, Russia, and the Cold War.
  4. 1945: Conferencia de San Francisco. https://www.un.org/es/sections/history-united-nations-charter/1945-san-francisco-conference/index.html
  5. Enciclopædia Britannica. Postdam Conference. https://www.britannica.com/event/Potsdam-Conference
  6. Hobsbawm, Eric; 1994. Historia del Siglo XX.
  7. Idem.
  8. Brzezinski, Zbigniew; 1989. The Grand Failure: The Birth and Death of Communism in the Twenieth Century.
  9. Hobsbawm, Eric; 1994. Historia del Siglo XX.
  10. Cleveland, William L; 1986. A History of the Modern Middle East.
  11. Chandra, Bipan; 2009. History of Modern India.
  12. Masson, Andre; 1994. Historia de Vietnam.
  13. Greenlees, Donald; 2005. New York Times. Occupation helped put Indonesia on the path to independence. https://www.nytimes.com/2005/08/15/world/asia/occupation-helped-put-indonesia-on-the-path-to-independence.html
  14. Bertaux, Pierre; 1972. Historia de África.
  15. Ramos, Benjamín; 2015. El Orden Mundial. La Descolonización: un asunto pendiente en pleno Siglo XXI. https://elordenmundial.com/la-descolonizacion-un-asunto-pendiente/
  16. Página Oficial del Movimiento de Países No Alineados. Contexto Histórico: http://www.csstc.org/AboutNAMCS/NAM%20CSSTC%20Historical%20Background.pdf
  17. Hobsbawm, Eric; 1994. Historia del Siglo XX.
  18. Martens, Ludo; 1994. Otra mirada sobre Stalin.
  19. Le Faber, Walter; 1993. America, Russia, and the Cold War.
  20. Fairbank, John King; Goldman, Merle; 1994. China a New History.
  21. Lee, Ki-baik; 1988. Nueva Historia de Corea.
  22. Pappé, Ilán; 2008. Limpieza Étnica en Palestina.
  23. Idem.
  24. Cleveland, William L; 1986. A History of the Modern Middle East.
  25. Martínez, Julio César; 2001. Irán, el país que Estados Unidos quiere destruir.
  26. Desai, Walter Sadgun; 1968. History of the British Residency in Burma.
  27. Chandra, Bipan; 2009. History of Modern India.
  28. Idem.
  29. Idem.
  30. Desai, Walter Sadgun; 1968. History of the British Residency in Burma.
  31. Nath Sen, Sailendra; 2017. An Advanced History of Modern India.
  32. Idem.
  33. Ali, Maher; 2012. US-Pak Relations through the Decades. https://archive.is/20130130091016/http://www.newslinemagazine.com/2012/06/friends-in-need-2/
  34. Montoya, Roberto; 2003. El Imperio Global.
  35. Masson, Andre; 1994. Historia de Vietnam.
  36. Idem.
  37. Barrios Ramos, Raquel; 2015. Breve Historia de la Guerra de Vietnam.
  38. Stuart-Fox, Martin; 1997. A History of Laos.
  39. Forest, Alain; 2008. Cambodge Contemporain, les Indes Savantes.
  40. Ponchaud, François. 1978. Camboya a Sangre y Fuego, Año Cero.
  41. Pilger, John; 1998. The friends of Pol Pot. https://historynewsnetwork.org/article/42230
  42. Abelardo Ramos, Jorge; 1968. Historia de la Nación Latinoamericana.
  43. Autores Varios; 2007. Nueva Historia Argentina, Tomo IX.
  44. Calloni, Stella; 2006. Operación Condor: pacto criminal.
  45. Bertaux, Pierre; 1972. Historia de África.
  46. Shilon, Avi; 2013. Why Israel Supported South Africa’s Apartheid Regime. https://www.haaretz.com/opinion/.premium-why-israel-supported-apartheid-regime-1.5298552
  47. Chindemi, Roberto. Gadhafi Nuestro Amigo.
  48. Montoya, Roberto; 2003. El Imperio Global.
  49. Rashid, Ahmed; 2000. Los Talibán.
  50. Hobsbawm, Eric; 1994. Historia del Siglo XX.